miércoles, 13 de noviembre de 2013

"¿Qué pretendes con esto?", me pregunto casi siempre.
Me pregunto, pero me respondo.
Yo sé que no pretendes nada, no tienes por qué pretender nada.
No todo tiene que ser un mensaje subliminal, no todo tiene que tener un significado sentimental.
A veces solo quieres expresar o compartir algo, lo más random del mundo; algo que te dio risa, algo que quisieras hacer, algo que hiciste, etc.
Y eso está bien, yo lo entiendo y no me molesta para nada, al contrario, me alegra.

No necesito ser especial para ti.
No necesito tus mensajes de "buenas noches" o de "buenos días".
No necesito que me respondas las conversaciones al instante.
No necesito esforzarme por llamar tu atención.
No lo necesito y no quiero hacerlo.

Es lindo cuando la persona que te gusta tiene esos detalles contigo, pero la verdad, eso de estar esperando a que tú lo hagas conmigo es muy cansado. Y es algo que no me interesa en lo más mínimo.
¿Para qué quiero tenerte para mí?
Si me gustas tú, pero no me gustas para mí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario